Archivo de la categoría ‘Arqueología’

Hallados 2 nuevos poblados de la edad del Hierro

jueves, 8 de diciembre de 2011

MURKO

Yacimiento de la edad del hierro cercano a la venta de Atondo, lo ponemos en relación con una fuente de agua debajo del pueblo, un viejo camino en su parte nordeste y un pequeño curso de agua que desciende de norte a sur por el este, con aparición de materiales cerámicos y líticos, en derredor de la zona sin cultivar.

Todo esto se localiza en término de Atondo, en el topónimo de Murko, bajo el pueblo al sureste, también parece conservar estructuras,  en una zona que permanece sin cultivar, donde vemos amontonamientos de piedras, muros de buen espesor, en los sembrados del entorno, aparece gran cantidad de cerámica, tanto hecha a mano como a torno, vemos restos de molinos de una y dos piezas fragmentados, por el momento, no vemos evidencias de romanización.

Emplazamiento de Murko

MEASKOITZ

Siguiendo con la costumbre de dar a conocer, las nuevas localizaciones de emplazamientos de la edad del hierro, que ya que han permanecido tantos años desconocidos, que  al menos, la gente que se interesa por este tipo de patrimonio, pueda conocerlos y contrastarlos, sobre todo si como en el caso que a continuación informamos, se trata de emplazamientos con grandes obras de fortificación, en montes entrañables  de las estribaciones pirenaicas, donde la espesa vegetación  que durante los últimos 40 años ha crecido, por la reducción de la carga ganadera y el abandono de las antiguas formas pastoriles, nos a ha ocultado.

Este es el caso del poblado fortificado de Measkoitz, en la muga de los valles de Esteribar y Erroibar, donde la apertura de un cortafuego, ha dejado al descubierto la muralla y foso sur del mismo, aportándonos la evidencia que nos faltaba, a pesar de la certeza que desde hace bastantes años teníamos de este emplazamiento y ademas un dolmen inédito en el collado sur.

Dotado de varias lineas de defensa, con aprovechamiento de defensas naturales habilitadas, terraplenes y rampas para el acceso, una superficie habitable de mas de 13.000 metros cuadrados y tierras cultivables en las inmediaciones, nos habla del Auzalan, institución con mucho arraigo hasta nuestros días, es un yacimiento importante dentro del entorno pirenaico, con varios antiguos señoríos en sus cercanías, abunda en la hipótesis del nacimiento de estos entes, en tiempos muy tempranos dentro del ámbito de los vascones, dato que se repite en la mayoría de los asentamiento de esta época, en esta zona.

Muralla y foso desde el oeste

Foso y muralla desde el este

Muralla desde el sur

Si se desea mas datos, entrar en el catalogo megalítico(arriba derecha) en índice, poblados de la edad del hierro.

La constancia da frutos

martes, 20 de septiembre de 2011

Somos conscientes de la dificultad de hallar nuevos y evidentes megalitos, pero sabemos que los hay y mucho todavía por descubrir y que insistir en la búsqueda da buenos resultados, este verano podemos confirmar lo que decimos, con excelentes resultados, en lugares, no precisamente “clásicos”.

En esta ocasión, damos noticia del hallazgo de otros dos dólmenes en el valle del Urrobi, el primero de ellos en término de Auritzberri-Espinal, concejo de Erroibar y el segundo en término del concejo de Lusarreta (Artzibar).

El primero lo llamamos dolmen de Urrobi, por encontrarse en la misma orilla de este río, a escasos metros de su cauce, que sirve de divisoria de los términos de Artzibar y Erroibar.

El segundo con el valor añadido, de encontrarse perfectamente conservado sin profanar, dándonos su hallazgo, esta gran alegría que tantas veces habíamos evocado, después de conocer tantos monumentos y… viendo el estado que en general mantienen, es una suerte poder contar con monumentos de montaña en estado original.

Dolmen de Urrobi

El dolmen Urrobi cubierto de musgos

Dolmen Urrobi

El dolmen despues de retirar los musgos y plantas de Arandano

Dolmen de Oianbizkar

El dolmen de Oianbizkar limpio de hojas

Dolmen de Oianbizkar

Documentando el dolmen de Oianbizkar

Dolmen de Oianbizkar

La cubierta encima del galgal