Novedades del verano

Cista antropomorfa

El verano invita adentrarse en los bosques, por eso de la sombra y en estos bosques hay mucho por descubrir, así localizamos todavía megalitos, que nos parece mentira, bien es verdad que no son muy evidentes, ni tampoco de exhibición, pues…aunque con otra intención, antes que nosotros pasaron otros que los pusieron patas arriba y alguno de estos los tenemos casi a la vista de paseantes, micólogos y montañeros, el caso que nos ocupa es un ejemplo.

Damos noticia de distintas zonas de Navarra, en tierra Estella hemos conocido la existencia en el pueblo de Mues de una cista antropomorfa tallada en la roca madre, con una cazoleta labrada al lado, también en la roca, enterramiento probable alto medieval, de esto, nos informa  Begoña Gaston de Isaba Alvarez, natural de esta localidad y preocupada por el patrimonio de su pueblo, son conocidas desde hace mucho tiempo.

Ademas una localización de época romana, con materiales en superficie y otra localización Calcolítica, creemos que importante.

Cazoleta con su desagüe

Desplazándonos al norte, en el Valle de Artze y llegando a Iriberri-Villanueva, hemos localizado un hermoso dolmen, que los musgos y la espesa capa de arándanos que lo cubrían, lo tenían perfectamente camuflado.

Dolmen de la Peña de Uligaitz

Situado en la Peña de Uligaitz, al norte de las últimas localizaciones en Lerdengibel, orientado al norte y dominando la llanada de Errozabal, Auritz y Orreaga, aumentando la nómina de  megalitos en el  macizo Erratzu-Korona, que llega a 17 dólmenes, ademas de varios menhires y algún cromlech, pero este no esta solo pues muy cerca localizamos una cista exenta orientada a 120 grados, sin galgal ni peristalito, que por mas que no tengamos una clara función ni adscripción temporal, si conocemos, otra muy parecida en el valle de Baztan (Irurita Barrengo), catalogada como dolmen.

Cista de la Peña de Uligaitz

Cista de la Peña de Uligaitz

Hay otra manifestación, que por mas que dudosa, debemos reseñar, como es un monolito muy cerca de los dólmenes de Lerdengibel, pues aun cuando se halla acostado, tanto el lugar como su forma, nos inducen a ello y conocemos algunas de estas que desaparecen o cambian de lugar “misteriosamente”

Monolito de Lerdengibel

Con esto cerramos estas notícias, aunque hay otras muy importantes que se tienen que trabajar antes de darlas a conocer.

Deja un comentario